Elena & Javier, I wanna fly with you

Cuando ponemos fecha a nuestra boda en muchas ocasiones no contamos con los imprevistos que podemos encontrar a mitad de camino. Todo lo que nos pueda pasar en ese trayecto lleno de preparativos, citas con proveedores y no sé cuantas cosas más hasta llegar al gran día no nos supone ningún tipo de obstáculo para conseguir que el sueño que tenemos con nuestra pareja pueda hacerse realidad.

La boda que siempre habíamos imaginado con los detalles más simples, con un vestido de novia sencillo y los mínimos invitados de boda posibles, se pueden convertir en un evento por todo lo alto, con una princesa y un principe como protagonistas y un escaparate inmejorable.

Elena y Javier que imaginaban  su boda al más puro estilo de las Vegas finalmente se casaron en un lugar mágico como es Comassema, y ella vestida de Rosa Clará y el con traje de Carlo pignatelli dieron paso a uno de los días más importantes de su vida. Elena, una chica encantadora en la que sólo su mirada ya reflejaba las ganas en que todo saliera según lo planeado, sabía donde se metía desde el primer momento. Su experiencia en la organización de eventos le permitió implicarse de lleno en la preparación de su boda, unas ideas claras que se tuvieron en cuenta hasta último momento.

Tanto la opinión como la participación de los novios en Artboda es algo que queremos tener en cuenta, por lo que, qué mejor que los novios para que nos expliquen con todo lujo de detalles cómo fue su boda y cómo se llevaron a cabo cada uno de los preparativos.

“Nosotros siempre hemos sido desde el día que nos conocimos una pareja bastante peculiar y sobre todo muy poco previsible, la mayoría de las cosas que hacemos las hacemos por impulsos y como no, también tuvo que ser así nuestra boda.

Nunca pensamos en que nos casaríamos de la forma tradicional, vestidos de blanco y con tantísima gente… Siempre habíamos querido casarnos en las vegas vestidos de kill bill y Jules Winnfield el negro de pulp fiction.

Pero una vez más nos dejamos llevar y una tarde en un bar pusimos fecha de boda.

Una vez metidos en el ajo quisimos darle un aire especial y diferente a una boda tradicional y así fue.

Según se iban acercando las fechas de elegir lugar, vestidos, flores etc. siempre acabábamos yéndonos un poco de la idea original.

Siempre tuvimos claro que nos queríamos casar al aire libre y junto al mar, y que curioso que nos casamos en la montaña, eso si, en la finca más bonita de Mallorca.

Luego llegó el momento de elegir los trajes, Elena lo compró en rosa clara rompiendo de nuevo todas sus ideas iniciales, un vestido sencillo y acabo llena de tules y vestida de princesa, al igual que Javier que comenzó probándose los clásicos chaqués y acabó vestido de Carlo pignatelli con un traje de novio ultra moderno.

Luego empezó la etapa en la que teníamos que elegir los menús, empresas de catering, decoración etc. Ahí y sin dudarlo nos decantamos por amida y la excelente calidad de sus platos y el asesoramiento de Magdalena, sin ella no hubiese salido todo tan perfecto, también resaltó de nosotros que éramos unos novios bastante atípicos y fáciles de conformar, parecía que lo teníamos todo muy claro y en realidad no era así, sino que habíamos decidido qué hacer y cómo hacer ese mismo día.

Más tarde elegimos la decoración de la boda, fue todo en rojo, porque? No porque sea para nosotros nuestro color preferido ni nada por el estilo, todo partió porque Elena quiso ponerse unos zapatos rojos y a partir de ahí se ambiento toda la boda en ese color.

Cuando ya habíamos preparado casi todo, nos dimos cuenta que aún no teníamos lo mas importante!! El alcalde que nos casará, y sólo quedaban dos meses!! Finalmente todo se arregló gracias a Fernando y a Laura hijos de Fernando Fortuny el propietario de la finca al cual estamos muy agradecidos.

Lo único que tuvimos claro desde el principio fue la fotografía a cargo del equipo de Artboda

La Música fue integra por Mallorca dj y el gran Ángel, compañero y amigo al cual estuvimos pendiente de las canciones de los momentos mas señalados de la boda hasta dos días antes!! Tuvo mas paciencia que un santo.

Y poco a poco se iba acercando el gran día…

Cuando apenas quedaban dos semanas y la gente se iba trasladando a la isla, sobre todo familia de Javier y amigos, nosotros vivimos varios años en Madrid, nos íbamos dando cuenta que la boda ya estaba aquí y que teníamos muchas cosas pendientes!!

Quisimos darle un toque diferente incluyendo damas y caballeros de honor, algo que fue muy emotivo para nosotros y para nuestros amigos, estaban todos tan guapos!! pero como no iba a tener incidente last minute jaja los trajes de las damas se compraron por internet al igual que todos los detalles de la boda, unas bailarinas preciosas para ellas y unas tarjetas de Unicef donando vacunas para ellos que llegaron el día antes de la boda, las cuales tuvimos que preparar, colocar, decorar, etc. Pero finalmente y tras una noche sin dormir, todos los regalos estuvieron preparados y las damas contentas con sus vestidos corriendo por toda palma buscando modistas de guardia que les pudieran coser los bajos!

Poco a poco todo se iba solucionando…

Pero Elena tuvo la brillante idea de porqué no hacer también un regalo de bienvenida para los invitados ya que era agosto y seria conveniente preparar unas bolsitas (150!!jaja) con una botella de agua, caramelos, unos pañuelos, un abanico y los famosos saquitos de arroz… una noche más sin dormir…

Finalmente nos dimos por vencidos y dijimos que sea lo que dios quiera, si total, lo mas importante esta! Que es el amor que nos tenemos el uno al otro y que nos íbamos a casar los dos.

Pero llegado a este punto, el coche de la novia un rolls rojo se estropeó! Pero como no hay mal que por bien no venga para el día de la boda habíamos conseguido un precioso Cadillac, el dorado.

Por fin llego el día de la boda, mas tranquilos que nunca, fuimos a recoger las alianzas y a comprar los muñecos de la tarta y mientras Elena se fue a la peluquería Javier se fue al gimnasio, con un cariñoso, nos vemos en un rato cariño…

A partir de ese momento y de separarnos fue cuando realmente comenzaron los nervios, nos dimos cuenta que estábamos preparados para ese estilo de vida último minuto, pero juntos.

Peluquería en agosto, qué locura! Creo que nunca hizo tanto calor como ese día y acabe presentándome al altar o como se llame en ceremonia civil con una coleta como las que te haces para limpiar la casa, pero me daba igual era tan feliz de pensar que en unas horas iba a volver a estar con Javier y que iba a ser para siempre.

Llegaron mis amigas a casa y era como si todo fuera un sueño y lo estuviera viendo desde fuera, todo el mundo estaba tan nervioso, lloraban, reían..

Estaban todos tan guapos…!

Y como no, el último incidente fue que el coche, ese estupendo Cadillac de 5 o 6 metros decidió ir a Comasema por Bunyola, una carretera de curvas cerradas en la cual nos quedamos embarrancados llegando ya casi dos horas tarde, con el alcalde recogiendo y apenas sin luz…

En ese momento estaba en una sala esperando para bajar aquellas escaleras, con la gente expectante, vi bajar a Javier, a mi madre, a mis amigas y fue entonces cuando comenzaron a temblarme las piernas, me tocaba ya a mi, esas caras no las olvidaré jamás y la de Javier el cual pensó que nunca podría sorprenderle, el que me tomo la mano y no me soltó, el que me abrazo y beso saltándose cualquier tipo de protocolo y desde ese momento en el que volvimos a estar juntos, para siempre, todo paso tan deprisa, fue tan mágico, tan especial que volvería a casarme cada mes para poder volver a tener esas sensaciones y poder procesarlas.

La boda fue preciosa, la gente quedó encantada, lo pasamos genial, pero volvería a pasar por todo esto tan sólo para poder volver a verme reflejada en los ojos de Javier cuando baje por aquellas escaleras. No cambiaria nada. Fue simplemente perfecto.”

Elena & Javier

Como bien dicen los novios, “fue simplemente perfecto”, por eso queremos agradecer a Elena y Javier que hayan contando con Artboda para este gran proyecto. Un proyecto que como podréis ver en el videoclip, después de pasar un gran día con ellos tanto en la boda como en el aeropuerto sólo nos queda darles las gracias por ese gran día de sonrisas que nos dieron y felicitarles por esta nueva vida juntos.

Esta entrada fue publicada en Bodas con estilo, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Elena & Javier, I wanna fly with you

  1. Marta dice:

    Increibles fotografías, me encantan. Vaya pedazo de localización. Enhorabuena a los fotógrafos de Art Boda desde Almería.
    Marta.

  2. Pingback: El vídeo de boda de ELENA & JAVIER en un aeropuerto | Diario de Bodas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>