Patri & Juan… ¡No dejéis nunca de soñar!

“En ocasiones, los pequeños sueños se convierten en mágicos momentos de realidad si fueron creados desde el corazón”

Esta certera frase, con la que culmina el videoclip de la boda de nuestra compañera Patri con su ya marido, Juan, podría contener el significado más profundo de este enlace, tan inusual como absolutamente romántico y emotivo.

Pero antes de llegar hasta el feliz día de Patri y Juan, quizás deberíamos remontarnos un poco más atrás en el tiempo…

Patri conoció Artboda a raíz de su mejor amiga de la infancia, Eva (seguro que se acuerdan de la preciosa boda de Eva & Miki). Por las vueltas que da la vida, poco después, terminaría trabajando con nosotros y el pasado 13 de mayo tuvimos la suerte de poder compartir con ella y con su Juan el día más feliz de sus vidas.

El matrimonio oficial tuvo lugar el mismo día en el Ayuntamiento de Campos (Mallorca), pero, aunque no tenían mucho dinero para una gran ceremonia, Patri y Juan quisieron hacer algo especial, diferente y divertido que les hiciera recordar para siempre su unión. Y nosotros, por supuesto, ¡no podíamos fallarles!

Nuestro director creativo, Pablo Costa, puso su ingenio en acción y se le ocurrió celebrar una ceremonia simbólica cerca de la casa de Patri, en un enorme campo que sirvió de escenario ideal para este particular cuento de hadas.

Decidido el sitio, la maquinaria Patricia se puso en marcha para demostrar que con poco dinero, grandes dosis de imaginación y de ilusión; y, sobre todo, muchísimo amor, es posible organizar la boda más romántica del mundo.

Juan desmontó una cama blanca de su casa y la montó en mitad del campo. Patri redecoró el espejo en el que habitualmente se maquilla, pintándolo de blanco y colocándole un cristal espejo a medida.

Una mesilla de noche sirvió de improvisada mesa de desayuno para los novios, adornada con un mantel y sillas de la terraza de ambos, pintadas también a mano por nuestra artista, Patricia, que decidió colocarles unos ingeniosos cartelitos -a partir de un marco de Ikea, pintado en blanco y con una cartulina negra en el centro- en los que escribió con tiza ‘Groom’ y ‘Bride’.

Unas cuantas telas, pinzas de ropa decoradas, una pizarra con la leyenda ‘Just Married’ y la fecha de la boda; tarros con margaritas, reciclados a partir de potitos del pequeño Óliver (el hijo de Patri y Juan) y tarros de espárragos y mermeladas… -“en la boda solo puse tres o cuatro, pero debo tener como 20, recuerda Patri, que lleva recopilándolos desde hace un año-, completaron la decoración de un enlace tremendamente especial, en el que el entorno sirvió de lienzo inmejorable para dibujar una boda de cuento llena de emotividad y dulzura.

“La cosa es que no teníamos mucho dinero para hacer una boda como nos hubiera gustado, la verdad. Pero me negaba a que la falta de dinero hiciera que el día de nuestra boda dejara de ser especial y faltaran detalles bonitos. Pienso que con poca cosa se puede hacer mucho. De todas formas soy una persona que cuida hasta el último detalle, y me encanta la organización de eventos y me encanta la decoración”, comenta nuestra novia estrella.

Con la decoración lista, ‘made by Patri’ - “bueno, yo soy la mente creativa y Juan el brazo ejecutor. Yo digo que la cama quedaría de muerte en medio del campo y él la baja, jijiji”, aclara-, solo quedaba que se autodecoraran los novios. Pero, como ya se habrán dado cuenta, ésta no fue una boda tradicional y la preparación de los novios tampoco iba a serlo…

A las 8.30 de la mañana estaban plantados en mitad del campo Juan y Patri (en pijama), el pequeño Óliver y todos los invitados: Alicia, la hermana de Patri; Mony, el marido de ésta; Hugo, el hijo de de Alicia y Mony; Eva y su marido, Miki. ¡Y nosotros, por supuesto!

Y… Prevenidos… Cámara… !!!Acción!!!

“Repetimos tomas una y otra vez… -recuerda Patri- y pasamos un calor de muerte. Nunca pensé que un 13 de mayo hiciera tanto sol como un 20 de agosto. Hasta me quemé las manos”.

En pijama, los hicimos meterse en la cama colocada en mitad del campo, para luego salir y cambiarse de ropa detrás de una tela, colgada con pinzas de una cuerda atada a dos árboles. Patri eligió un vestido sencillo pero precioso de Nice Things y zapatos de Cuple. Maquillaje, peluquería y el precioso ramillete de flores, también ‘made by Patri’ (“a las tres de la mañana”, según cuenta) :-) ¡Y estaba preciosa en su ‘sí quiero’!

Completada la ceremonia simbólica, tocó recoger el chiringuito a toda prisa, porque a las 13.00 horas empezaba la boda oficial. “Incluso llegamos tarde, porque el desmontaje tardó más de lo previsto, y nos llamaron del Ayuntamiento para ver qué pasaba, porque como todos los invitados estaban con nosotros, ¡en el Ayuntamiento no había nadie! ¡Ni invitados, ni novios, ni nada!, se ríe Patri recordándolo.

Tras firmar los papeles y ser oficialmente marido y mujer, nos fuimos con ellos a una librería que hay en una pequeña cafetería, cerca de nuestra oficina de Artboda en Palma de Mallorca, en la que Patri suele parar a tomar café por las mañanas, a leer o a comprar sus libros. “Me gusta mucho ese sitio y quería unas fotos allí, entre pasillos llenos de libros, porque me encanta leer y escribir, aunque no se me da muy bien”, dice ella, aunque eso de que no se le da bien escribir no tiene nada de cierto. ;)

Y tras las fotos entre libros, ¡a comer! Patri y Juan nos llevaron al Dinner, un local en el barrio de Santa Catalina que, como bien lo describe ella, “es como el Peach Peat de Sensación de Vivir… jajaja”.

“Este lugar significa mucho para nosotros, porque desde que comenzamos la relación íbamos mucho allí. Nos conocemos la carta de memoria y es un lugar que nos trae muchos recuerdos porque era nuestro escondite cuando trabajábamos juntos y en la empresa estaban prohibidas las relaciones entre empleados, por lo que nadie podía saber que éramos pareja”, recuerda Patri, que ahora trabaja con nosotros y ya no tienes esos problemas. ;)

¡¡Si hasta les pusimos un violinista!! Por el cual se ha empeñado en que recojamos aquí un agradecimiento suyo a los compañeros de Artboda, pero lo cierto es que somos nosotros quienes tenemos que estar agradecidos de contar con una compi tan maravillosa, divertida y, sobre todo, gran persona. Desde aquí, el más grande de los abrazos y el deseo de que podamos seguir viendo su felicidad día a día.

Y colorín, colorado, este cuento….. ¡a lo mejor no se ha acabado!

“Nuestra boda fue así por la situación económica actual, pero no descartamos, algún día, hacer una boda como toca, con toda la familia, todos los amigos, etcétera, añade Patri. Y si es así, ¡allí estaremos!

¡Muchas felicidades chicos!

Esta entrada fue publicada en Bodas con estilo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>